No te enamores de mí

Un mundo lejos de ti,pero cerca de mis recuerdos. Un trozo de mi vida que inundan alegría.

No te enamores de mí, si tu principal objetivo es amar pasiones lejanas de Dios…

No te enamores de mí, si detestas ser feliz…

No te enamores de mí si no crees en las nuevas oportunidades.

No te enamores de mí si tienes miedo saltar al vacío y sentir que después de eso estarás con paz.

No te enamores de mí, puedo ser extraña y querer viajar por el mundo;

Puedo ser fría y a veces muy cariñosa…

Puedo ser delirante y a veces coherente.

No te enamores de mí, conozco muchas gamas de colores;

Y no me basta jamás conocer lo primario.

No te enamores de mí, puedo ser sensible; pero también soy fuerte y sé marcharme firme cuando ya no me necesitan.

No te enamores de mí….

Soy volátil, pero me gusta mantener una sonrisa.

No te enamores de mí si deseas mi confianza en un abrir y cerrar de ojos, lo primero que te brindaré son momentos alegres…

Para mí sonreír es lo que mueve el mundo y no compartiré mis tristezas al  menos que sepa que tenemos mucho por compartir y que lo dicho sea de ayuda o una manera de consolarte para mostrarte el mundo en su mejor plano.

No te enamores de mí, si piensas que todo saldrá mal, estoy convencida que todo al final estará bien…

No te enamores de mí si piensas que la felicidad no existe y que los amigos son pasajeros.

Conocí la traición tanto como saber qué es vivir sin respirar; y sé que todo es una maravilla…

Los amigos si son amigos, están ahí; y si se alejan es porque Dios sabe qué te conviene.

No te enamores de mí, no me quedo siempre contigo; pero si no desististe en conocerme estaré siempre a tu lado…

No te enamores de mí, si detestas las sorpresas y si detestas las canciones a sonido de poesía…

No te enamores de mí si amas las fiestas y los infinitos placeres de la vida.

Mi fiesta es Alabar a Dios, mi placer aprender de Él.

No te enamores de mí si desconoces que puede no gustarme lo cotidiano de un “Hola, ¿cómo estás?”; sin embargo utilizo lo cotidiano y me agrada lo cotidiano de vez en cuando para acercarte a respuestas que no esperabas con mis preguntas en plan de análisis.

No te enamores de mí si piensas que todo será fácil.

Quizá no llegue a una edad llena de experiencia; pero Dios me proporciona sabiduría e inteligencia y sé tus intenciones.

No te enamores de mí si detestas lo extraño, no me agrada un guiño de ojos.

Sé que tras de ello viene algo que inicia común.

No te enamores de mí si piensas que con el primer elogio, caeré rendida a tus pies.

No te enamores de mí si detestas la fotografía, hasta tus zapatos serán mis modelos para los eventos hermosos del día.

No te enamores de mí si quieres tiempo excesivo y que esté atrás de ti…

Amo tiempo y espacio, sin ir por un reloj y pisar la galaxia…

No te enamores de mí si no te gusta mirar a los ojos, haré de ellos dulzura si permaneces a mi lado.

No te enamores de mí si detestas soñar despierto, viajo a más de treinta lugares en un día.

No te enamores de mí si no tienes de qué hablar, abarco sinnúmero de temas y si algo me gusta es hablar…

No te enamores de mí si detestas a los escritores, no solo estoy junto al ordenador, porque también disfruto hacer cartas a papel…

No te enamores de mí si detestas compartir…

No te enamores de mí si detestas lo cursi y sonrojarte por un halago cada ocasión que te vea.

No te enamores de mí si piensas que me quedaré siempre y que habrá próximas ocasiones; aunque esté segura que las habrá no me gusta perder la esencia de lo que puede pasar.

No te enamores de mí si te gusta ir deprisa y si lo que dices no es lo que cumples, pueda que siga tu juego para que no te ofendas; y a la final me rehusaré a volver a verte ya que sé que estuvo mal…

No te enamores de mí si piensas que después que juegues a múltiples sentimientos, seré igual contigo despues de tales sucesos.

No te enamores de mí si no buscas miles de maneras para conocerme bien, yo sé conocer hasta cómo me escriben.

No te enamores de mí si piensas que porque sonrío mucho contigo ya tienes mucho de mí…

Sonrío porque amo hacerlo y mi mayor felicidad es tener a Dios a mi corazón; y aunque las tristezas me abriguen, el siguiente día habrá nueva luz ante mis ojos…

No te enamores de mí si crees que lo existe no existe, si crees que lo irreal, es parte de lo irreal…

Si crees que el siempre y nunca están eternos sin conocer más allá de lo que ves.

No te enamores de mí si tienes los mismos problemas de contexto que yo, no conoces mis motivos y estoy segura que serán diferentes a los tuyos.

No te enamores de mí si desconfías de mis palabras y si aborreces una respuesta inicial tal como “No es lo que parece”

No te enamores de mí si no has aprendido a cultivar paciencia.

No te enamores de mí si serás un cascarrabias sin remedio, puede que ame las emociones humanas; pero también las estudio y sé que hay límites para ello…

No te enamores de mí si piensas que soy perfecta y que no me equivoco.

No te enamores de mis letras, también creo emociones…

No te digo que si te enamoras de mí pasaras los mejores días, pero te mostraré un camino de ser feliz siempre…

No te diré que no amo leer, lo amo; pero no por eso me enojaré si me interrumpes una lectura; aunque sea molesto. Prestaré mis oídos y toda mi atención cuando lo necesites.

Si te enamoras de mí, ve mis ojos…

Siente tu alrededor y mírame si lo disfruto contigo.

Si te enamoras de mí y soy dulce puedes estar seguro que tienes una parte de mí, que sale constantemente; pero si algo salió mal, esa dulzura se aparte y es ocasional o mi curioso decir “Cortesía”

Si te enamoras de mí, ve mis ojos…

Créeme, en ellos tendrás las respuestas junto a mis suspiros.

Si me quedo callada ante un sentimiento, mira mis ojos…

Mis ojos pueden ser la entrada a mi mundo y también la salida…

Si te enamoras de mí, sonríe y contágiame tu sonrisa.

Si te enamoras de mí, sé tú…

El resto viene por añadidura y sabemos que nadie es perfecto.

Si te enamoras de mí, y parece que yo de ti es porque Dios nos acercó; y si así como nos juntamos; también nos separamos… es porque no era lo correcto; quizá no era oportuno…

O simplemente no debió ser así.

¿No te enamores de mí?

¿Y quién soy para decir eso?

¿No te enamores de mí?

Eso nadie lo sabrá, eso se dará; y sin importar cuantas palabras haya gastado en este texto…

Que sea la voluntad del Altísimo…

Porque Él sabe que estamos a su voluntad; y si es así… es perfecta.

¡Perfecta!

– Annette C.M

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s