21 inviernos

21 inviernos en mí.
En mi cuerpo,
mis poros, Sigue leyendo

Anuncios

Volví

 

 

Perdona si te amo

Madrugadas tibias

Perdona si te amo,

perdona si te aún te pienso;

perdona este necio ser que te extraña;

todavía hay más que decir

de momento perdona esta insistencia;

perdona que no te olvide

y perdona que lo diga así…

No sé qué tengo en mente 

para plasmar todo esto;

no sé qué rayos palpita mis emociones,

solo sé que necesito expulsarlo…

Te amo, más te amo…

te amo, te amo…

Perdona que te ame;

perdona que todavía estén mis colores rondando;

perdona que todavía envíe cartas,

perdona mis letras alocadas;

perdona al viento que te deja mis recados;

perdona a la luna que guarda tu reflejo;

perdona los recuerdos que tenemos;

perdona lo que vivimos…

En tanto perdón cabe un lo siento y un último te amo…

-Annette C.M,2015

Ver la entrada original

Esto es para ti,cariño

Hola,amigos de Madrugadas tibias.

Sé que acá no publico informe, pero este también es de poesía.
Perdón la ausencia, la soledad y el cruel y fatal abandono.
Sé que aparezco cada muerte de obispo y hoy pude hacer un tiempito, con todo lo que me ha pasado no me he dado segundos para nada.

Hoy el blog se viste de alegría.

Sigue leyendo

Así empieza Buenos Aires 

​Una mujer devota 

toca un santo sin 

disimulo.

Al costado un hombre 

quieto, mira 

el suelo como si ni lo viera. 

Atrás una señora 

con historias de hambre y

en su ritmo de “hincha pelotas”

Y yo …

Con frío. 

Café en mano

con siete grados marcando. 

¡Rayos!

¿Qué locura me anda rodeando?

El ambiente frío 

nos está agarrando 

Vamos pasando a ser viejos 

oxidados por el frío, 

O en su defecto  fríos y viejos

muertos y otros sin abrigo. 

¿Qué anda pasando? 

Conversaciones nuevas estoy 

Escuchando. 

De bolas,pelotas 

Más que coloquial que 

normal es lo que se está  

palpando. 
Así  amanece Buenos Aires, 

Con frío,gente actuando.

Como siempre. 

Pero yo …en sorpresa 

De su normalidad desafiante. 

Así empieza un día acá. 

Con rostros nuevos 

Con paisajes  fríos 

Y por supuesto mi café en mano,

pero de otro lado mi libro al costado. 

Así empieza Buenos Aires, 

Siendo normal y fría 

por temporadas que  ni serían. 

Así empieza acá, 

diferente a Guayaquil,  

desde la gente 

hasta los siete grados 

que allá ni en chiste 

pude probar.