Nunca entenderé a los masajitas

Nunca entenderé a los masajistas,
que llenos de aceites y olores tienen su vida.
Nunca entenderé a los masajistas que con sus
manos palpan vida.
Nunca entenderé a los masajistas,
que tocan algo y todo alivian,
si están tristes muestran sonrisa
a los clientes,
estén como estén siempre
trasmiten buena energía
a la gente.
Sigue leyendo